Sin título

Así, desoyendo las voces de los cuerdos, y con la ilusión que solo conoce quien se abandona a la locura, con el corazón de acero, el alma llena de luces y los remiendos en las cicatrices que te parten y te sanan a la vez, sigues en pie. Veneno y antídoto.

Instagram